Evergreen, Curación de contenidos y faltas de rigor

 

Quizás haya muchos que se estén llevando las manos a la cabeza con semejante título. Pero es que una cosa es la teoría y otra la práctica. Y en los usos y costumbres que acostumbro a ver en la esfera digital, observo mucho SEO disfrazado de marketing de contenidos. Mucho de escribir para Google disfrazado de escribir para el usuario. Y en medio de toda esta muchedumbre, mucha falta de rigor.

Post con fecha, por favor

¿Qué puede haber más básico que ponerle una fecha al contenido? Y me da igual cuál sea el contenido ¿Acaso la referencia temporal es algo prescindible? La fecha es el primer indicador que nos sitúa a la hora de leer un texto. Si todos convenimos y enfatizamos lo sumamente cambiante que es el mundo en general y el digital en particular, ubicar en qué momento ha sido escrito y/o creado algo se convierte en fundamental. El hecho de no datar implica una descontextualización absoluta para la otra parte.
– Hola humanoide que escribe ¿Desde qué época me hablas?
Esta cuestión es aún más crítica con eso de compartir contenidos. Me pongo a automatizar y ¡alegría! Te puedo soltar HOY en mi lenguaje cercano y atrayente una invitación a que leas mi post sobre las NOVEDADES de (tema x). Entro atraída por tus artimañanas de copy y oh! susprise, surprise! Las “novedades” no tienen fecha. Me cabrearía si no fuese porque soy una gran amante de la ironía.
Haciendo uso de mis dotes de deducción (gracias a una voraz lectura de novelas de Agatha Christie), hago scroll como una loca hasta dar con los comentarios. Eso sí. Antes momentos para la publicidad: “te puede interesar también”/ “¿te has descargado mi e-book gratuito de (xxx)?”/ “Suscríbete a mis novedades” (qué guasa tiene el tío)/ “curso de (tema xxx) útimos días con código descuento” (da igual cuando entres. Ahí sigue. Me alegra saber que el mundo está en bucle infinito para algunos)

Llegué (¡al fin!) Menos mal que soy autónoma ¡(ejem! digo emprendedora) y hago con mi tiempo lo que quiero. Al lío: Comentarios de hace dos años. Toma ya con la asincronía temporal!! Pregunta final para ti que escribes pensando en tus lectores/suscriptores/usuarios. Cuando decides eliminar la fecha ¿sigues teniendo en mente a todos ellos?

Marchando una ronda de evergreen

Y sin hielo! Ahí a palo seco. Si total siempre está fresco. Ya sabes cómo va esto. Tienes que combinar contenidos de actualidad con aquellos que son atemporales. La receta básica del cocktail que todo blogger fan de la G debe de saber ¿Y cuál es el modo más rápido y fácil de conseguirlo? Tic, tac, tic, tac ¡A ver! Qué no tenemos todo el día… Le quito la fecha al post y listo. Great! Síiii total, ¿qué más da? Esto es un buen contenido (porque yo lo digo) y que siempre va a ser de utilidad para quien lo lea (porque yo lo digo también). Al fin y al cabo es una pena que alguien se pierda mi superguía (que mi trabajo me ha costado) porque piense que ya no está de actualidad por el nimio detalle de que la escribí hace 3 años. Y ojo que aún sigue en primera página de Google. Por algo será (porque soy un fucking fenómeno).

Llamadme loca pero con la enooorme cantidad de información que se genera cada día me cuesta muchísimo pensar que haya algún tema que no requiera de una permanente actualización. Podemos salvar de la criba contenidos de carácter histórico (aún así ojo con los nuevos hallazgos ¿eh?). En cualquier caso, si por cualquier razón o excusa decides que es mejor eliminar la fecha, borra también todas las referencias temporales. Te pongo un ejemplo: los “recientemente”, “actualmente” y demás adverbios de tiempo dejarán de tener sentido.

En cualquier caso, los evergreen son productos creados para darle al marketer estresado un poco de paz mental diciéndole que hay contenidos que no caducan. Auténtica ecología aplicada al blogging.

Cúrame con tu curación de contenidos

Este es uno de mis temazos favoritos. El summum del marketing de contenidos. Sí. Esa técnica que nos va a cerrar las heridas de la infoxicación. [¡Jajaja! Perdona que me ría. Pero es que ese picor del agua oxigenada en las pupitas hace que me salga la risa tonta] La teoría está muy bien. De verdad que me encanta. Pero qué pasa cuándo la principal técnica de generar contenidos se basa en que te hagas Dr. Content Curator!?? Pues que tenemos venda sobre venda a modo de post. Aquí no hay sala de espera. Si te quedas mucho rato parado viene un MIR a pasarte por delante en los primeros puesto de Google. Y creo que al final se crea un “infoxicuración” de tanto curar los contenidos que ya ha curado otro.

Se dice que esta profesión ya la practican otros profesionales. Véase los profesores. Cuán noble disciplina. Permitidme recordar que los buenos profesores siempre nos darán sus referencias bibliográficas. Y ¿en qué post/manual de buena praxis de curación de contenidos está escrito que se deben de citar las fuentes!? Por favor. Ruego que si alguien lo encuentra me lo haga saber para felicitar a su noble autor o maestro Sensei.

Nuevamente me tengo que fiar de tu buen hacer. Yo soy content curator y te hago una curación de contenidos sin anestesia tanto en una clínica como en la peluquería de debajo de tu casa. Digo yo, en mi arrogante opinión, que mencionar aquellos post sobre los que te has basado para crear tu contenido debiera de ser un “must”. Una asignatura obligatoria para graduarte. Una norma de rigor. Y con lo fácil que nos pone eso internet. A golpe de link podría comprobar por mí misma y bajo mi criterio qué tal has hecho tu trabajo y si realmente tu tisana curativa mejora en algo las fórmulas originales.

Cava aquí, que hay nicho

Esta es tema es digno de estudio, como también lo es esa expresión tan contradictoria desde el punto lingüístico de “levantar un nicho”. Sería fabuloso que la misma meticulosidad a la hora de definir ese punto exacto en el que hay que “cavar” a base de seo, se extrapolase al contenido. En los nichos de temáticas de divulgación estaría bien hacer un poco de pedagogía mientras se gana dinero. Aunque no lo parezca, ambas tareas son perfectamente compatibles. Porque en estos casos el propósito es captar el mayor tráfico posible ¿verdad? Pero… ¿también es uno de los propósitos que los que entren piensen que detrás de esa web sin autor se esconde un erudito en la materia? (pregunto desde mi ignorancia). Y siguiendo esta reflexión desde mi más profundo seo-desconocimiento me planteo que citar fuentes incluso evitaría muchos problemas. No vaya a ser que le estés “fusilando” todos los años de investigación a un profesional de la botánica/zoología/antropología/paleontología/etc. sin ni siquiera mencionarle.

Démosle la vuelta a la cuestión: Vamos a poner que alguien tiene la desfachatez de copiarte un post solamente por ese afán de posicionar mejor ¿Qué te parece semejante conducta, gurú del marketing digital? No hay más preguntas.

Actualización y revisión

Hilado con todo lo anterior: ¿Qué hago con un post de hace dos años que reviso y actualizo? La norma más extendida es directamente cambiarle la fecha. De nuevo (y para no perder mi sana costrumbre de crítica) discrepo completamente. Voy a ponerme en plan tutorial indicando una posible fórmula:
Última revisión/Actualizado a: xx/xx/xxxx. Post original: xx/xx/xxxx

Bastaría que nos remitiésemos a los usos y costumbres de los libros. Esas vetustas piezas físicas que huelen a papel. Con esas indicaciones sobre las ediciones al principio. Con esos pie de página y esas fuentes citadas al dedillo. Consultar la bibiliografía de un escrito clásico es una auténtica pesadilla (I confess!). Pero si hay algún medio que se presta a que esto se convierta en una delicia, es internet.

Lástima que los derechos de autor, la propiedad intelectual y el rigor signifiquen tan poco en lo digital. A ver si con esto de hacer de la curación de contenidos un ejemplo a seguir, estamos fomentando al mismo tiempo la permisividad con el copy & paste.

Es realmente curioso nuestro (lícito) empeño en demandar transparencia y rigor. Sin embargo, cuando somos nosotros los que gestionamos la información, caemos en el oscurantismo. Pero ¿qué le vamos a hacer? La culpa de todo es de los algoritmos de Google. Nuestro santo de devoción y hostil demonio según conveniencia.


Post original: 16 de mayo de 2018

Imagen destacada gracias a la cortesía de: Jessica To’oto’o on Unsplash


Y ya que hablo tanto de citar fuentes en internet, he aquí la norma APA: http://normasapa.com/como-citar-referenciar-paginas-web-con-normas-apa/. Premio para que el consiga cubrir todos los datos idealmente requeridos.
Para completar este post con una visión positiva sobre estas cuestiones de las que hablo, he aquí una guía de curación de contenidos de Juan Carlos Mejía
y
cómo producir contenido evergreen de marketing de contenidos